Parvo (Parvovirus) en perros: síntomas y prevención

Parvo (parvovirus) puede ser una palabra aterradora para muchos dueños de perros, pero ¿qué es y cómo se puede prevenir? Lo guiaremos a través de todo lo que necesita saber sobre este virus peligroso

 

¿Qué es el parvovirus?

 

El parvovirus canino o "parvo" es un virus altamente contagioso que afecta el tracto gastrointestinal de un perro. El virus puede afectar a todos los perros, pero los perros no vacunados y los cachorros menores de cuatro meses están en mayor riesgo. El virus se puede propagar de varias maneras. Si tu perro entra en contacto directo

con otro perro infectado o heces infectadas, entonces pueden ser infectadas por el virus.

Ambientes, personas, cuencos, collares y correas pueden portar el virus si han estado en contacto con un perro infectado. El parvovirus puede vivir en todas las condiciones y durante largos períodos de tiempo. El virus se transmite de un lugar a otro en el pelo o los pies de los perros.

 

Síntomas

 

Los síntomas del parvovirus son letargo, falta de apetito, dolor abdominal (hinchazón), fiebre o baja temperatura corporal, vómitos y diarrea. Si su perro experimenta vómitos o diarrea intensos, tómelos para examinarlos de inmediato. Estos síntomas pueden causar deshidratación y dañar los intestinos y el sistema inmunitario, lo que puede provocar un shock séptico. En algunos casos, la diarrea del perro contendrá sangre.

 

La mayoría de los casos de parvovirus pueden tomar la vida de un perro entre 48 y 72 horas después de los síntomas del virus. Si su cachorro o perro muestra algún signo de parvovirus, llévelos al veterinario inmediatamente. Si no está seguro, pruebe las heces de su perro.

 

¿Qué estados tienen más riesgo de parvovirus?

 

El parvovirus puede sobrevivir en condiciones de calor y frío, por lo que los perros infectados con parvovirus pueden estar en cualquier estado de los Estados Unidos. De acuerdo con parvobuster.org (http://www.parvobuster.org/parvo-treatment/parvo-hotspots-are-you-safe), estos son actualmente los peores estados para parvo en términos del tamaño de la población del estado:

  1.     Arizona
  2.     Nuevo Mexico
  3.     Nevada
  4.     Virginia del Oeste
  5.     Texas
  6.     Alabama
  7.     Hawai
  8.     Arkansas
  9.     California
  10.  Tennesse

 

El mismo sitio también dio los números en los estados con los perros más infectados con parvo:

 

  1.     California
  2.     Texas
  3.     Arizona
  4.     Georgia
  5.     Florida
  6.     Carolina del Norte
  7.     Ohio
  8.     Tennesse
  9.     Alabama
  10.  Illinois

 

Qué hacer

 

Se pueden hacer algunas cosas para prevenir el parvovirus y la mayor parte depende de la vacunación y la buena higiene. Los cachorros jóvenes aún pueden verse afectados por la enfermedad si han sido vacunados, así que tenga esto en cuenta cuando busque síntomas. Para proporcionar la mejor protección contra el parvovirus durante los primeros meses de vida de un cachorro, se administran múltiples vacunas. Los cachorros deben recibir la vacuna del parvovirus canino entre las 14 y 16 semanas, independientemente de la cantidad de dosis que recibieron antes, para garantizar una protección suficiente.

 

Para proteger a los perros adultos, asegúrese de que su vacuna de parvovirus esté actualizada. Existen pruebas disponibles que miden el nivel de anticuerpos de un perro contra el parvovirus, pero el nivel de anticuerpos puede no convertirse en protección si el perro está directamente expuesto al virus. Pregúntele a su veterinario sobre un programa de prevención recomendado para su perro.

 

Hasta que su cachorro haya completado todas sus vacunas, evite llevar a su cachorro a lugares donde estaría en contacto directo con otros perros, personas que han manejado recientemente otros perros o heces de perro. Las vacunas no garantizan que su perro no se infecte con parvovirus si entran en contacto directo con alguien o algo que ha estado en contacto con el virus.

Atención médica preventiva para su mascota

A medida que envejecen nuestros amigos peludos, hay nuevos problemas de salud a los que los propietarios no están acostumbrados. El aumento de peso, la pérdida de la visión y la enfermedad son solo algunos de los problemas geriátricos que puede enfrentar con una mascota envejecida.